Vistacalma

Spa Termal

El agua termal surge de la montaña desde siempre, con naturalidad y en forma continua, para que la disfrutemos y comprendamos el alcance de sus beneficios.

Las Termas están ubicadas en una zona cordillerana dentro de un paisaje espléndido que se disfruta aun antes de llegar. El río Mendoza corre encajonado entre rocas inmensas y le agrega encanto al paisaje.

Las piletas se encuentran con temperaturas que van de los 25 a 50 grados y los minerales disueltos en ellas son los que realizan un masaje corporal reconfortante. Los espacios de esparcimiento tanto en su Parque de Agua se renuevan constantemente.

Las piletas con agua más cálida se encuentran en la parte alta y a medida que se desciende hacia la zona del río, están más templadas. Los sectores están unidos entre sí con jardines en desnivel y escaleras de piedra y parecen formar parte del paisaje. Como parte del juego, nos deslizamos por los toboganes que conectan algunas piscinas entre sí y saltamos las olas que se producen en forma mecánica dentro del agua; muchos las utilizan para hacer ejercicio de piernas. Aprovechar los hidromasajes, tomar sol y compartir el sector de quinchos con parrillas y mesas para el almuerzo es parte de un día de total descanso.

A pocos metros de allí, en un espacio un poco más escondido y exclusivo, conocimos el spa. Rodeado por una naturaleza similar y con la misma calidad de agua, cuenta con piletas en el exterior e interior del edificio, y jardines muy cuidados con reposeras para un descanso de cara a la montaña. Todo ello se complementa con prestaciones que brindan bienestar físico y espiritual.

Aquí hay quienes llegan para pasar todo un largo día que incluye un circuito con baños en distintas piletas, fango, duchas de chorros, vaporarium, burbujas, pediluvio para masajes de pies, además de las piscinas generales. A las actividades de mañana y de tarde se suma un almuerzo buffet adecuado.

La montaña cobija ambos sectores termales y en pleno invierno debe ser acogedor meterse en una de las piletas interiores mientras afuera el frío se hace sentir. Es de agradecer que lo termal está volviendo a las fuentes; solo tenemos que cuidar lo que la naturaleza nos tiene previsto.

Comentarios

comentarios